La estructura de las extremidades de los vertebrados

      La estructura básica de las extremidades de los vertebrados tetrápodos es el quiridio. Esta estructura apareció en la segunda mitad de Devónico cuando algunos peces pulmonados de aletas lobuladas  abandonaron paulatinamente la vida acuática para originar los anfibios, por lo tanto podemos decir que es una adaptación a la locomoción en el medio terrestre.

      La estructura básica del quiridio consiste en un hueso largo cuyo extremo anterior articula con la cintura, escapular o pelviana, y el posterior con un juego de dos huesos en paralelo, que a su vez lo hacen con un conjunto de huesos pequeños que forman la articulación para los dedos. Siguiendo este orden, el quiridio se divide en 3 regiones:

  • Estilopodio: compuesto por el húmero (extremidades anteriores) o fémur (extremidades posteriores).
  • Zeugopodio: formado por un par de huesos paralelos:
    • Radio (extremidad  anterior) o tibia (extremidad posterior).
    • Cúbito o ulna (extremidad  anterior) o peroné o fíbula (extremidad posterior).
  • Autopodio: formado por la articulación de los dedos y los propios dedos:
    • Basipodio: tarsos (extremidad posterior) o carpos (extremidad  anterior): conjunto de huesecillos que forman la base de los siguientes. Anatómicamente se corresponden con la muñeca (extremidad  anterior) o el tobillo (extremidad posterior)
    • Metapodio: metatarso (extremidad posterior) o metacarpo (extremidad  anterior): huesos de similar longitud que las falanges de los dedos, que forman la base de éstos.
    • Acropodio: falanges: huesos alineados y articulados que forman los dedos. En el primer dedo hay dos falanges y en los demás hay tres.

     En esta práctica vamos a limpiar y montar  los esqueletos del ala de un pollo y de la pata de un conejo. Después de descarnarlos, los lavaremos con alcohol para desengrasarlos y, a continuación, los sumergiremos en agua oxigenada para blanquearlos. Una vez secos, vamos a pegarlos entre sí intentando mantener la posición normal que presentan en el organismo.

      Entre las adaptaciones que presentan las aves podemos citar:

  • Fusión de los extremos de cúbito y radio.
  • En la mano (ala) sólo permanecen los dedos 2 a 4, con reducción del número de falanges.

      Y entre las adaptaciones de la pata del conejo, la más importante es la presencia de cuatro dedos en las patas posteriores y cinco en las anteriores.

      Para más información podéis ver:

  https://inakiresa.wordpress.com/2010/01/08/limpieza-y-montaje-de-un-esqueleto/.

      Espero que disfrutéis de la práctica. Y si todos ponemos “un poquito por nuestra parte” ……. igual Iñaki no se enfada.

      Se puede decir que la práctica resultó todo un éxito. Los esqueletos montados de las extremidades están bastante bien y además, estuvieron a gusto en el laboratorio, como mientrn las siguientes imágenes.

      E incluso, hicimos verdaderas obras de arte.  ¿Quién da más?

    

      Como siempre, si queréis ver más fotografías deberéis ir al álbum de Picasa.

Anuncios

Inspectores de salud pública

En esta última práctica hemos jugado a ser inspectores de sanidad. Queríamos comprobar si era cierto que la mayoría de los fraudes alimentarios se centraban en las incorrectas informaciones del etiquetado, que no se corresponden con las características del producto.

Con la primera práctica, SON FIABLES LOS ALIMENTOS QUE COMPRAMOS, queríamos detectar la presencia del almidón (polisacárido) en diferentes alimentos mediante una reacción coloreada. Para ello, sometimos al test del lugol a varios alimentos (cereales, pan, patata, manzana, mortadela, chorizo, jamón de york,….). Si encontramos almidón en un alimento cuya etiqueta no lo indique, estamos ante fraude puesto que nos han vendido almidón al precio de proteína animal.

En  los productos analizados en los que dio positiva la prueba del lugol, en la etiqueta mostraba que contenían almidón o fécula.

 

En la segunda práctica,  RECONOCIMIENTO DE GRASAS, realizamos las pruebas del lugol y del sudán III para detectar la presencia de lípidos en diferentes alimentos mediante una reacción coloreada (sudán III) y de almidón con otra prueba coloreada (lugol). Como podéis comprobar en las fotografías, el aceite y la leche dieron positivo en la prueba del sudán, mientras que el almidón y la harina de trigo dieron positivo en la prueba del lugol. El vinagre y la disolución de sacarosa dieron negativo en ambas pruebas.

Los tubos que muestran coloración azul, son positivos a la prueba del lugol (almidón y harina de trigo) y, el rosa y el rojo, son los positivos de la leche desnatada y del aceite en la prueba del sudán III. 

La práctica estuvo entretenida (las fotos, como siempre, lo demuestran , y después de recoger el laboratorio, el hamarretako. ¡¡No íbamos a tirar todo lo que habíamos comprado!! On egin!