¿Todos los cefalópodos son iguales?

Acabamos de diseccionar las sepia que teníamos congelada. Un animal de casi dos kilos…. ¡impresionante!

Todos queríamos meterle mano, a final tuvimos que turnarnos para participar en la disección. Aprovechando que también habíamos congelado un hermoso calamar de medio kilo, pudimos ver las diferencias entre estos dos cefalópodos. En la pescadería se diferencian algo, pero en el plato todos parecen iguales.

El calamar (Loligo vulgaris) puede llegar a medir 50 centímetros de longitud. Su cuerpo es torpediforme y las dos aletas que posee ocupan la mitad del cuerpo y dan una apariencia de rombo. Presenta una concha interna córnea en forma de pluma y su color habitualmente es rosa blanco con moteado púrpura por encima. Raramente se encuentra cerca de la costa.

Sin embargo, la sepia (Sepia officinalis) suele alcanzar una longitud algo menor, unos de 30 centímetros. Su cuerpo es ancho y algo más aplanado y las aletas recorren todo su cuerpo. Presenta en su interior una concha dura de naturaleza calcárea y en forma de quilla. Su coloración es negro o pardo listado o moteado y pueden cambiar muy rápidamente de color. Se la suele encontrar semienterrada en la arena acechando a sus posibles presas. Se desplaza mediante una ondulación progresiva de los pliegues laterales del manto. A veces también recurre a la propulsión, expulsando el aire de la cavidad paleal por el tubo del embudo.

Una característica propia de estos dos animales es que presentan tentáculos con ventosas que se originan en la misma cabeza. Disponen de 10 brazos, 8 cortos con dos hileras de ventosas y dos brazos largos y retráctiles, terminados en una especie de maza con ventosas, que emplea para capturar sus presas.  Al igual que otros cefalópodos, en caso de peligro pueden cambiar de color, estrategia que combinan con la expulsión de la tinta que producen. La boca de estos dos cefalópodos está equipada con un “pico de loro” afilado, que utilizan para matar y despiezar a sus presas en trozos manejables. En el interior de la boca se aloja a la rádula, una estructura especializada en raspar el alimento, constituida  por varias hileras longitudinales de pequeños dientes.

Si queréis conocer más datos de cómo realizamos la disección, podéis acceder al guión de la práctica en este enlace, y si queréis vernos destrozar a estos hermosos ejemplares de cefalópodo, aquí tenéis el enlace a nuestro álbum de Picasa.

Anuncios

3 comentarios el “¿Todos los cefalópodos son iguales?

  1. Estuvo bien y me gusto mas la sepia que el chipiron, lo que es mas grande mola mas.
    Habra que traer algun dia algo mas grande como un pulpo o asi.
    salud2.

  2. La práctica me ha gusto mucho porque pude comprobar como es una sepia por dentro. Como se limpia para así poder comer una sepia cuando haga falta.

    Fui el único que se quedo hasta el final para limpiar y recoger.

  3. Esta practica estuvo bien, además he de decir que nos reimos muchisímo. Ah, y Alvaro, eso de que fuiste el único que se quedo a limpiar, pues en fin, creo que limpió todo el mundo. Es más, recuerdo que estuvimos limpiando la mesa mientras vosotros estabais jugueteando con la sepia en el fregadero. Si luego decidiste limpiar y se te hizo más tarde…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s