El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra

Como dice el título, nosotros somos capaces de repetir las prácticas las veces que sea necesario hasta conseguir que nos salgan bien.

Sí, aunque parezca mentira, hemos vuelto a diseccionar un conejo. Tenemos que darle las gracias a Maialen por dos motivos, primero por conseguirnos el ejemplar para diseccionar y segundo, porque ya le habían quitado los intestinos delgado y grueso y eso hizo que el olor fuera mucho más soportable que la primera vez.

La disección fue perfecta, nos ajustamos al guión establecido. Pudimos identificar perfectamente los distintos órganos de este pequeño mamífero y además, diseccionamos la mayor parte de sus órganos. Unas perfectas miniaturas que reflejaban fielmente lo que habíamos visto en clase.

Aunque es mi opinión, diría que fue una buena práctica. Para buscar el guión de la práctica debéis dirigiros a la anterior entrada: “Disección de un conejo”. Y como siempre, más fotos en Picasa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s