Catacumbas de San Sebastián y regreso en barco

Las catacumbas han cautivado siempre mi imaginación, pues pensaba que habían servido de refugio a los cristianos en tiempos de persecución. Pero todo esto no es más que fruto de la fantasía, como dejo bien claro nuestra guía.

¿Pero por qué surgieron? La respuesta es sencilla, desde tiempos remotos, la ley romana prohibía enterrar a los muertos dentro de la ciudad. Las necrópolis se situaban por ello fuera de los muros, a lo largo de las principales vías consulares que salían de Roma, donde se encuentran ahora las catacumbas. Los romanos solían incinerar los cadáveres, pero judíos y cristianos preferían la inhumación. Por eso, pronto se vieron faltos de espacio y comenzaron a excavar galerías subterráneas en la blanda roca del subsuelo de Roma, partiendo del pequeño terreno de la necrópolis de superficie.

Para despedirnos de Roma fuimos a visitar una de las catacumbas más famosas de extramuros, las catacumbas de San Sebastián, que se levantan junto a la vía Appia.  Estas catacumbas se crearon en una hondonada llamada ad catacum­bas, probablemente procedente de una cantera, y a partir de aquí se desarrolló el extenso entramado de túneles de que consta, desde comienzos del siglo I d. C. hasta el siglo III.

La verdad es que si me llegan a dejar un pico y una pala, yo mismo les excavo un par de nichos más. Y hasta igual, se los hubiera llenado.

Ahora un poco de historia, San Sebastián fue soldado del ejército romano y del emperador Diocleciano, quien -desconociendo que era cristiano- llegó a nombrarlo jefe de la primera cohorte de la guardia pretoriana imperial. Acabó por ser descubierto y denunciado al emperador, quien lo obligó a escoger entre poder ser soldado o seguir a Jesucristo. El santo escogió seguir a Cristo y fue condenado a morir asaeteado. Los soldados del emperador lo llevaron al estadio, lo desnudaron, lo ataron a un poste, y lanzaron sobre él una lluvia de saetas, dándolo por muerto. Sin embargo, sus amigos se acercaron y, al verlo todavía con vida, lo llevaron a casa de una noble cristiana romana llamada Irene, quien le curó las heridas. Sus amigos le aconsejaron que se ausentara de Roma, pero Sebastián se negó rotundamente. Se presentó ante el emperador, y le reprochó enérgicamente su conducta por perseguir a los cristianos. El emperador mandó que lo azotaran hasta morir, y los soldados cumplieron esta vez sin errores la misión, tirando su cuerpo en un lodazal. Los cristianos lo recogieron y lo enterraron en la Vía Apia, en la célebre catacumba que lleva el nombre de San Sebastián.

Una vez vistas las catacumbas, regresamos al centro de Roma para terminar las últimas comprar, realizar las visitas pendientes,…..

…Y a las cinco y media de la tarde, de nuevo en el autobús para dirigirnos al puerto de Civitavecchia para embarcar en el “Cruise Roma” con destino a Barcelona.

Y una vez en el barco, nos hicimos dueños del mismo. Fueras a donde fueses allí estábamos los de Diocesanas.  Dejamos huella en la cafetería de cubierta, en el self-service, en el restaurante a la carta, en los bares….y como no, en la discoteca, que como viene siendo habitual la cerramos.  E incluso después de desalojar los camarotes, también tuvimos nuestro momento de gloria.

El viaje se ha acabado y siento una cosilla por ahí dentro, diría que algo de pena. Me lo he pasado fenomenal y he compartido buenos y no tan buenos momentos con personas que me importan mucho. Este viaje me ha permitido conoceros fuera del aula y el recuerdo que me llevo de cada uno de vosotros no se borrará en mucho tiempo. Gracias por haberme permitido compartir esta semana con vosotros.

Anuncios

Ciudad del Vaticano – 4 de abril

Ciudad del Vaticano (Citta del Vaticano), también incorrectamente, pero popularmente conocida como sinónimo de la Santa Sede, es el estado actual del Papa y de la existencia temporal de la sede del Papa, jefe de la Iglesia Católica en todo el mundo. Situado dentro de la ciudad de Roma, el Vaticano es el estado más pequeño del mundo.

Entre los lugares que tenemos que ver en este pequeño estado están la Plaza y Basílica de San Pedro, los Museos vaticanos y la Capilla Sixtina.

La Plaza de San Pedro (en italiano Piazza San Pietro) forma la gran explanada en forma de trapecio que se ensancha en sus laterales en columnatas de forma elíptica que rematan sobre un conjunto de balaustres donde se asientan las figuras de 140 santos. Dos fuentes se encuentran en su interior y en el centro un obelisco de 25 metros de altura. Proyectada por el escultor, arquitecto y pintor italiano Gian Lorenzo Bernini, muestra al fondo la fachada de la Basílica de San Pedro, el mayor templo de la cristiandad. Sus dimensiones alcanzan los 320 metros de larga y 240 metros de ancha y en los acontecimientos más destacados del Vaticano la Plaza de San Pedro ha llegado a albergar más de 300.000 personas. Nosotros coincidimos con la audiencia de Jueves Santo, con lo cual perdimos toda la mañana al estar cerrados al público todos la basílica y el acceso a la cúpula. ¿Quién no sabe que todos los Jueves Santos hay audiencia papal? ¡Nosotros! 

La Basílica de San Pedro, fue originalmente un monumento conmemorativo del sitio en el cual San Pedro fuera martirizado y enterrado y convertido en Basílica en el año 324 por orden del emperador Constantino que la mandó edificar. Si bien el diseño en principio se encargó a Bramante, la responsabilidad final recayó sobre Miguel Angel, que se basó en la idea de la planta en cruz griega de su antecesor. A la derecha de la nave central se puede observar la estatua realizada en bronce, de San Pedro y a la cual los peregrinos besan el pie derecho en señal de devoción y fidelidad al Papa.

Una visita imperdible es la cúpula, desde donde se puede obtener una excelente vista de la ciudad y del mismo Vaticano. Lo más cómodo es optar por el ascensor, para después continuar subiendo los 330 escalones que nos faltan hasta la cúpula.

Los Museos Vaticanos (también conocido como Museo del Vaticano) son un enorme complejo de museos abarca más de 1300 salas distribuidas en 12 grandes edificios que albergan gran cantidad de obras de arte y están ordenados cronológicamente según su creación. Dado que visitarlos todos es prácticamente imposible, no hay que perderse la Sala de Rafael, la Octogonal, La Galería de los Tapices, la Galería de los Mapas, entre otras.

La Capilla Sixtina es uno de los más preciados tesoros de la Ciudad del Vaticano. Fue construida entre 1471 y 1484, en tiempos del Papa Sixto IV a quien debe su nombre. Diseñada por el arquitecto Giovanni d’Dolci, es mundialmente famosa por el sitio en el cual se celebran las ceremonias oficiales y el cónclave, además de haber sido decorada por Michelangelo Buonarroti (Miguel Ángel).

Una sucesión de frescos puede apreciarse a todo lo largo de la capilla y sobre la pared del altar mayor se encuentra una de las obras más destacables: el famoso Juicio Final. Las pinturas que se encuentran en las paredes laterales son paralelas, lo que significa que cada una de ellas se relaciona con la que tiene enfrente. La bóveda exhibe la representación de nueve escenas acerca de la Creación y caída del hombre. El techo de la Capilla está dividido en varios sectores representativos de diversas escenas como el Génesis, los antepasados de Cristo, la Creación de Adán, etc.

Os habéis dado cuenta de todo lo que he aprendido en este viaje, me he convertido en un experto en piedras. Y todo gracias a la guía que me hacía “ojitos”, no miento, que hay testigos y pruebas gráficas.

RESAcon en Roma

Y aunque os parezca raro, mi espíritu aventurero me pedía más…. Tenía que visitar el Castel Sant´Angelo. Superada la “lección de los museos”, me lancé al asalto del castillo, una cerveza en buena compañía bien merecía el esfuerzo.

El Castillo de Sant’ Angelo (también conocido como el Mausoleo de Adriano) es un monumento situado en la orilla derecha del río Tíber, en frente del puente de Sant’ Angelo, a poca distancia de la Ciudad del Vaticano, con la que está conectado por un corredor fortificado, llamado Passetto, de unos 800 metros de longuitud.

El actual nombre del castillo proviene del 590, durante una gran epidemia de peste que golpeó la ciudad de Roma. El papa Gregorio I, vio al Arcángel San Miguel, sobre la cima del castillo que envainaba su espada significando el fin de la epidemia. Para conmemorar la aparición, una estatua de un ángel corona el castillo

…. ¿Sabéis que cenamos en el hotel? ¡Seguro que habéis adivinado! PASTA AL DENTE DURO.

De marcha

Después del susto, nos preparamos para una agradable velada nocturna por las calles de Roma. Lo intentamos por el barrio de San Lorenzo (zona universitaria) pero no hubo suerte, por lo que terminamos en la zona del Coliseo. Para algunos un ambiente un tanto especial, pero nos trataron correctamente, los precios asequibles, tuvimos la sala de baile para nosotros solos y nos lo pasamos bien. ¿Qué más se puede pedir?

Roma – 3 de abril

Aunque nadie se lo crea, desde que salimos del hotel Raffaello a las 9:00 h de la mañana, y  vistamos la Piazzale Michelangelo, a las 11:00 h, hasta las 18:30 horas no llegamos a Roma. ¿Qué distancia hay entre Florencia y Roma? 288 km. Pero entre paradas, descansos de los chóferes, atascos, y demás… un viaje eterno.

Una vez alojados en el hotel Porta Maggiore, una cervecita y a cenar. Teníamos media pensión, el desayuno no estaba mal, había de todo y en abundancia. Sin embargo, la pasta de las cenas…. “al dente”, pero “al dente duro”. Pero ya dice el refrán “al hambre no hay pan duro”.

La primera noche, los que quisimos hicimos un recorrido nocturno por las plazas más emblemáticas de la ciudad: Piazza Spagna, Fontana di Trevi, Piazza Rotonda (Pantheon), Piazza Navona, Piazza Venezia y Colosseo, junto al Arco do Costantino.

  • La Piazza de Spagna es una de las plazas más distinguidas de la ciudad, caracterizada por la gran escalinata de la Trinidad del Monte. En el centro de la plaza, a los pies de la gran escalinata se encuentra la elegante Fontana della Barcaccia, obra de Pietro Bernini. En lo alto de la escalinata se ve detrás de un obelisco egipcio la iglesia de Santa Trinidad del Monte, del 1495.

  • La Fontana di Trevi es la fuente más famosa de Roma, obra del arquitecto Salvi en 1735. Su nombre deriva de que se encuentra en la confluencia de tres vías. Todos nosotros arrojamos a la fuente una moneda para pedir un deseo, que según la leyenda se cumplirá, y además así garantizamos que, algún día, volveremos a esta hermosa ciudad.

  • La Piazza Navona es una de las plazas más bellas y famosas, donde es posible admirar obras maestras de Bernini, Borromoni y della Porta, notables exponentes del arte barroco. Es uno de los lugares más frecuentados de Roma, tanto por turistas como por los mismos romanos, que se reúnen durante la tarde y la noche en su entorno, poblado de restaurantes y locales de distintos géneros. La forma elíptica de la plaza se debe a que fue erigida sobre el antiguo Estadio de Domiciano. Encontramos en ella 3 fuentes. La central, la Fontana dei Fiumi, obra de Bernini, con la estatua alegórica de los cuatro ríos principales del mundo: el Ganges, el de la Plata, el Danubio y el Nilo. Las laterales son la Fontana del Moro diseñada por Bernini y la Fontana del Nettuno proyectada por Giacomo della Porta. Al centro de la plaza, frente a la fuente berniniana, se encuentra la iglesia de Santa Agnese in Agone, obra de Borromini, que con su fachada cóncava representa un magnífico ejemplo de edificio barroco.

  • En la piazza Venezia se encuentra el monumento edificado en 1885 para celebrar el cincuentenario del Reino de Italia. Una enorme escalinata, flanqueada de leones alados y dos Victorias bronceadas, lleva al altar de la Patria, en homenaje al “Soldado desconocido” caido en la Primera Guerra Mundial.

  • El Coliseo Romano es un anfiteatro construido en el siglo I en el centro de la ciudad de Roma. En la antigüedad poseía un aforo para 50.000 espectadores, con ochenta filas de gradas. Los que estaban cerca de la arena eran el Emperador y los senadores, y a medida que se ascendía se situaban los estratos inferiores de la sociedad. En el Coliseo tenían lugar luchas de gladiadores y espectáculos públicos. Su inauguración duró 100 días, participando de ella todo el pueblo romano y muriendo en su celebración decenas de gladiadores y fieras que dieron su vida por el placer y el espectáculo del pueblo.

  • El Arco de Constantino es un arco del triunfo que se encuentra entre el Coliseo y la colina del Palatino. Se irguió para conmemorar la victoria de Constantino I el Grande en la batalla del Puente Milvio, el 28 de octubre de 312, y a otros emperadores anteriores. Es el más moderno de los arcos triunfales alzados en la Roma Antigua, de los que difiere por haberse construido gracias al expolio de edificios anteriores.

Uno va cumpliendo años y se va haciendo proporcionalmente más exigente. Y Aunque no me guste admitirlo después de la paliza del autobús y de este paseo solo tenía ganas de llegar al hotel y descansar. Antes de acostarme ya había caído en brazos de Morfeo, aunque igual no fueron sus brazos en los que caí, porque Morfeo era el díos del sueño en la mitología griega. Auskalo!

Florencia – 1, 2 y 3 de abril.

Gracias a las indicaciones del personal del hotel Raffaello y al mapa de la ciudad de Firenze que nos dieron a todos, pudimos adentrarnos en una de las ciudades más bellas de Italia. Unos andando, otros en el  autobús número 14, nos acercamos al centro. Nosotros comimos, mejor dicho merendamos, en un café de la plaza San Marcos. Teníamos que reponer fuerzas antes de adentrarnos en la riqueza cultura florentina.

Ya de mejor humor nos dirigimos a la plaza della S.S. Annunziata, donde realizamos nuestras primeras compras en esta ciudad, en un mercadillo de artesanía. Se me olvidaba, que estamos de viaje de estudios, así que, en esta plaza se encuentra la Basílica de la Santísima Anunciada, casa de la Orden de los Servitas, junto al Hospital de los Inocentes.

Desde aquí nos dirigimos a la piazza de de San Giovanni y a la piazza del Duomo, donde se encuentra la expresión máxima de la arquitectura florentina, con el Baptisterio de San Juan, el Campanario de Giotto y la Catedral de Santa María in Fiore. La primera piedra fue colocada en 1296, bajo el proyecto de Arnolfo di Cambio.

Siguendo callejeando, llegamos a la piazza della Signoria, corazón de la vida social de la ciudad, donde encontramos el elemento central de la plaza, el Palacio Viejo (Palazzo Vecchio) del siglo XIV, y junto a él la fuente de Neptuno. Junto al palacio se encuentra la Logia dei Lanzi, Se trata de un pórtico abierto construido en el lado sur de la plaza, que actualmente es un museo al aire libre para exponer las esculturas de la familia de los Médicis. Entre estas obras destacan el Perseo, obra maestra de Benvenuto Cellini, el rapto de las sabinas, obra de Giambologna.

Sin embargo, el mayor atractivo de este plaza es la chocolatería Rivoire, el café con la mejor vista de Florencia, puedes ver la gente pasar por la Piazza della Signoria, y tomarte un espresso, un cappuccino o un cioccolata rodeado de las esculturas y obras de arte que rodean la Piazza. De los precios mejor no hablamos, que estamos en crisis!!!

Después del café (del microcafé, que si echas mucho azúcar solo tomas un jarabe dulce) nos dirigimos a la siguiente parada obligatoria para el que quiera regresar a Florencia es el jabalí, que se encuentra en la plaza del mercado nuovo (via Porta Rossa).  La tradición dice que si le tocas el hocico al jabalí regresarás!!! Además puedes pedir un deseo dejando caer una moneda desde la boca del jabalí, dicen que se cumplirá si la moneda entra en la rejilla (sin hacer trampa eh!). ¡Os aseguro que volveré!

Como íbamos a cenar al otro lado del río, atravesamos el famoso Puente Viejo (Ponte Vecchio), un puente medieval sobre el río Arno. El puente, que se sostiene sobre tres arcos, es el puente más antiguo de Europa construido totalmente en piedra y. además, es considerado el puente más bonito de Italia con sus características balconadas de colores. Como curiosidad existe desde hace años la tradición entre los enamorados de atar un candado en algún punto del puente. Tras esto se debe tirar la llave al río como símbolo de unión eterna. Esta práctica se ha prohibido por el ayuntamiento ante la amenaza para la integridad del monumento que suponían los miles de candados que se colocaban en todas partes.

Mientras nos preparaban la mesa en la Osteria del Cinghiale blanco, disfrutamos de un vino blanco italiano y después… de marcha!!

Para el día siguiente teníamos unos planes maravillosos, visita a la Galleria  dell´Accademia, por la mañana, y a la Galleria degli Uffizi, por la tarde. Pero era lunes, ¿quién no sabe que los lunes cierran los museos en todo el mundo? ¡Nosotros! Así que unos aprovecharon a ver la Capilla Medeci, y otros, entre los que me encuentro, nos dedicamos a callejear y a disfrutar de la belleza de la ciudad y de sus plazas. ¡Y de sus cafés!

Y antes de abandonar Florencia, el martes, visitamos la Plaza de Miguel Ángel (Piazzale Michelangelo), uno de los mejores miradores de Florencia. Desde su cima se puede contemplar la ciudad en todo su esplendor. En la plaza también hay otra réplica en bronce del David de Miguel Ángel.

Pisa – 1 de abril

Tras un merecido descanso en el hotel NH Cavalieri de Pisa, junto a la estación de ferrocarril, comenzamos nuestro segundo día de viaje.  Nos dirigimos al conjunto monumental de la catedral. Nada más llegar al aparcamiento nos abordaron los vendedores ambulantes y, prácticamente todos, compramos gafas, paraguas,….. ¡Turistas!

La Piazza del Miracoli («Plaza de los Milagros») o Piazza del Duomo («Plaza de la catedral») es una amplia área amurallada en el corazón de la ciudad de Pisa, renombrada como uno de los principales centros de arte medieval del mundo. En parte pavimentada y en parte cubierta de hierba, está dominada por cuatro grandes edificios religiosos: El Duomo, la Torre inclinada de Pisa, (el campanario de la catedral), el Baptisterio y el Camposanto.

El corazón de la Piazza del Miracoli es el Duomo, su fachada es de mármol gris y piedra blanca con discos de mármol coloreado y fue construida por el maestro Rainaldo, como se indica en una inscripción sobre la puerta central: Rainaldus prudens operator. (Se nota que escuchaba a Elvira). Como era domingo de ramos, tuvimos que esperar que esperar a que terminara la ceremonia religiosa para poder entrar.

La Torre inclinada de Pisa es el campanario de la catedral. Fue construida para que permaneciera en posición vertical pero comenzó a inclinarse tan pronto como se inició su construcción en agosto de 1173. La escalera interna, para subir a la parte superior, en espiral tiene 294 escalones. ¿Qué es eso tras 24 horas de viaje? Recientemente se ha realizado un trabajo de reconstrucción para tratar de reducir el ángulo de inclinación y se ha vuelto a permitir la entrada al público.

El baptisterio es el más grande de Italia. Su circunferencia mide 107,25 metros. Contando la estatua de san Juan Bautista (atribuida a Turino di Sano) en la parte superior de la cúpula, es incluso unos centímetros más alto que la Torre Inclinada. Dado que su interior es sorprendentemente sencillo y carece de decoración, hubo algún osado que decidió decorarlo con la bandera del alavés. Ya se sabe, Beti aurrera!

El Camposanto monumentale («cementerio monumental») queda en el límite norte de la plaza y es un cementerio tapiado. Contiene una amplia colección de esculturas romanas y sarcófagos, y sus muros están recubiertos de frescos. Como curiosidad hay que saber que el 27 de julio de 1944 los Aliados lanzaron bombas incendiarias que prendieron fuego al tejado y cubrió parte de los frescos de plomo fundido, destruyéndolos. Desde 1945 las obras de restauración han ido avanzando y actualmente el Camposanto ha recuperado su estado original.

Después de tanta cultura histórica, nos embarcamos de nuevo en nuestros autobuses y nos enfrentamos a un nuevo viaje por carretera que nos acercaría  Florencia.

Después de comer en la plaza de San Marcos, nos dispusimos a conocer este núcleo urbano en el que se originó en la segunda mitad del siglo XIV el movimiento artístico denominado Renacimiento, y que es considerado una de las cunas mundiales del arte y de la arquitectura. Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1982, y en él destacan obras medievales y renacentistas como la cúpula de Santa María del Fiore, el Ponte Vecchio, la Basílica de Santa Cruz, el Palazzo Vecchio y museos como los Uffizi, el Bargello o la Galería de la Academia, que acoge al David de Miguel Ángel.

Hasta después de la media noche dispusimos de tiempo libre, que aprovechamos para patear la ciudad y  para disfrutar por fuera de estas maravillas, que al día siguiente teníamos previsto visitar.

Avignon – 31 de marzo

Avignon fue la antigua sede de los Papas emigrantes de la corrupción en Roma. Es una ciudad monumental que merece una visita detallada.

 Después de un buen desayuno para reponer fuerzas nos internamos entre sus callejuelas para visitar el Palacio de los Papas y el famoso Pont d´Avignon (Puente Saint Bénezet, que se construyó para cruzar el Ródano).

Mapa de Aviñón

El centro de la ciudad, como muchas de su época, está cubierto por pequeñas callejuelas y rodeado por altas torres encantadoras. La Catedral, de estilo gótico alberga la tumba de Juan XII; detrás de este edificio encontramos  un hermoso jardín y el Pont d´Avignon.

El puente de Saint Bénezet, popularmente conocido como el puente de Aviñón, al igual que otros lugares históricos también cuenta con una leyenda protagonizada por un pastor llamado Bénezet, que tuvo una revelación divina que le dijo que se tenía que construir un puente sobre el Rin, cuando la expuso públicamente a la autoridad eclesiástica , para mofarse le dijo que cargara con una gran roca y que la lanzara al río en el lugar que le había sido revelado, la levantó milagrosamente sin esfuerzo rodeado de unas luces angelicales y la arrojó al río.

El Palacio de los Papas es una visita imprescindible por la importancia de la historia que atesora y la grandiosidad del palacio que está considerado como una de las obras más suntuosas del gótico del siglo XIV.

Detrás de la fachada principal, en donde contemplamos las estilizadas torres gemelas adosadas, está el gran salón en el que el Pontífice recibía con pompa a los grandes dignatarios que le visitaban, que seguramente quedaban impresionados por el poder de la sede de la Iglesia, que se había tenido que establecer fuera de Roma, y donde establecieron su sede siete Pontífices , el primero fue Clemente V y el último Benedicto XIII conocido popularmente como el “Papa Luna”,( 1394 -1409 ), que ejerció su pontificado en una época en la que estalló el gran cisma de occidente y al no renunciar a su cargo para el que fue legítimamente elegido, abandonado por todos, fijaría su sede pontificia en la fortificada ciudad de Peñíscola.

Un día de viaje y ya reflejo en esta entrada parte de lo que he aprendido. Si hasta soy experto en gótico, y me atrevo a decir que las características fundamentales del gótico son la elevación,  la luz y el horror a los muros macizos, que son sustituidos por amplios ventanales con vidrieras.  Si es que estos viajes organizados para los de humanidades nos permiten aprender mucho a los de ciencias.

Después del merecido desayuno, las compras por sus callejuelas, emprendimos camino hacia Pisa, ciudad a la que llegamos a la hora de cenar, tras miles de kilómetros, túneles, paradas, mareos,… Y nuestra primera cena italina. ¿Alguien sabe que cenamos? Has acertado, unas hermosas pizzas.

Para que os hagáis una idea de cómo nos estrenamos en Pisa, una imagen vale más que mil palabras.