Pisa – 1 de abril

Tras un merecido descanso en el hotel NH Cavalieri de Pisa, junto a la estación de ferrocarril, comenzamos nuestro segundo día de viaje.  Nos dirigimos al conjunto monumental de la catedral. Nada más llegar al aparcamiento nos abordaron los vendedores ambulantes y, prácticamente todos, compramos gafas, paraguas,….. ¡Turistas!

La Piazza del Miracoli («Plaza de los Milagros») o Piazza del Duomo («Plaza de la catedral») es una amplia área amurallada en el corazón de la ciudad de Pisa, renombrada como uno de los principales centros de arte medieval del mundo. En parte pavimentada y en parte cubierta de hierba, está dominada por cuatro grandes edificios religiosos: El Duomo, la Torre inclinada de Pisa, (el campanario de la catedral), el Baptisterio y el Camposanto.

El corazón de la Piazza del Miracoli es el Duomo, su fachada es de mármol gris y piedra blanca con discos de mármol coloreado y fue construida por el maestro Rainaldo, como se indica en una inscripción sobre la puerta central: Rainaldus prudens operator. (Se nota que escuchaba a Elvira). Como era domingo de ramos, tuvimos que esperar que esperar a que terminara la ceremonia religiosa para poder entrar.

La Torre inclinada de Pisa es el campanario de la catedral. Fue construida para que permaneciera en posición vertical pero comenzó a inclinarse tan pronto como se inició su construcción en agosto de 1173. La escalera interna, para subir a la parte superior, en espiral tiene 294 escalones. ¿Qué es eso tras 24 horas de viaje? Recientemente se ha realizado un trabajo de reconstrucción para tratar de reducir el ángulo de inclinación y se ha vuelto a permitir la entrada al público.

El baptisterio es el más grande de Italia. Su circunferencia mide 107,25 metros. Contando la estatua de san Juan Bautista (atribuida a Turino di Sano) en la parte superior de la cúpula, es incluso unos centímetros más alto que la Torre Inclinada. Dado que su interior es sorprendentemente sencillo y carece de decoración, hubo algún osado que decidió decorarlo con la bandera del alavés. Ya se sabe, Beti aurrera!

El Camposanto monumentale («cementerio monumental») queda en el límite norte de la plaza y es un cementerio tapiado. Contiene una amplia colección de esculturas romanas y sarcófagos, y sus muros están recubiertos de frescos. Como curiosidad hay que saber que el 27 de julio de 1944 los Aliados lanzaron bombas incendiarias que prendieron fuego al tejado y cubrió parte de los frescos de plomo fundido, destruyéndolos. Desde 1945 las obras de restauración han ido avanzando y actualmente el Camposanto ha recuperado su estado original.

Después de tanta cultura histórica, nos embarcamos de nuevo en nuestros autobuses y nos enfrentamos a un nuevo viaje por carretera que nos acercaría  Florencia.

Después de comer en la plaza de San Marcos, nos dispusimos a conocer este núcleo urbano en el que se originó en la segunda mitad del siglo XIV el movimiento artístico denominado Renacimiento, y que es considerado una de las cunas mundiales del arte y de la arquitectura. Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1982, y en él destacan obras medievales y renacentistas como la cúpula de Santa María del Fiore, el Ponte Vecchio, la Basílica de Santa Cruz, el Palazzo Vecchio y museos como los Uffizi, el Bargello o la Galería de la Academia, que acoge al David de Miguel Ángel.

Hasta después de la media noche dispusimos de tiempo libre, que aprovechamos para patear la ciudad y  para disfrutar por fuera de estas maravillas, que al día siguiente teníamos previsto visitar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s