Ciudad del Vaticano – 4 de abril

Ciudad del Vaticano (Citta del Vaticano), también incorrectamente, pero popularmente conocida como sinónimo de la Santa Sede, es el estado actual del Papa y de la existencia temporal de la sede del Papa, jefe de la Iglesia Católica en todo el mundo. Situado dentro de la ciudad de Roma, el Vaticano es el estado más pequeño del mundo.

Entre los lugares que tenemos que ver en este pequeño estado están la Plaza y Basílica de San Pedro, los Museos vaticanos y la Capilla Sixtina.

La Plaza de San Pedro (en italiano Piazza San Pietro) forma la gran explanada en forma de trapecio que se ensancha en sus laterales en columnatas de forma elíptica que rematan sobre un conjunto de balaustres donde se asientan las figuras de 140 santos. Dos fuentes se encuentran en su interior y en el centro un obelisco de 25 metros de altura. Proyectada por el escultor, arquitecto y pintor italiano Gian Lorenzo Bernini, muestra al fondo la fachada de la Basílica de San Pedro, el mayor templo de la cristiandad. Sus dimensiones alcanzan los 320 metros de larga y 240 metros de ancha y en los acontecimientos más destacados del Vaticano la Plaza de San Pedro ha llegado a albergar más de 300.000 personas. Nosotros coincidimos con la audiencia de Jueves Santo, con lo cual perdimos toda la mañana al estar cerrados al público todos la basílica y el acceso a la cúpula. ¿Quién no sabe que todos los Jueves Santos hay audiencia papal? ¡Nosotros! 

La Basílica de San Pedro, fue originalmente un monumento conmemorativo del sitio en el cual San Pedro fuera martirizado y enterrado y convertido en Basílica en el año 324 por orden del emperador Constantino que la mandó edificar. Si bien el diseño en principio se encargó a Bramante, la responsabilidad final recayó sobre Miguel Angel, que se basó en la idea de la planta en cruz griega de su antecesor. A la derecha de la nave central se puede observar la estatua realizada en bronce, de San Pedro y a la cual los peregrinos besan el pie derecho en señal de devoción y fidelidad al Papa.

Una visita imperdible es la cúpula, desde donde se puede obtener una excelente vista de la ciudad y del mismo Vaticano. Lo más cómodo es optar por el ascensor, para después continuar subiendo los 330 escalones que nos faltan hasta la cúpula.

Los Museos Vaticanos (también conocido como Museo del Vaticano) son un enorme complejo de museos abarca más de 1300 salas distribuidas en 12 grandes edificios que albergan gran cantidad de obras de arte y están ordenados cronológicamente según su creación. Dado que visitarlos todos es prácticamente imposible, no hay que perderse la Sala de Rafael, la Octogonal, La Galería de los Tapices, la Galería de los Mapas, entre otras.

La Capilla Sixtina es uno de los más preciados tesoros de la Ciudad del Vaticano. Fue construida entre 1471 y 1484, en tiempos del Papa Sixto IV a quien debe su nombre. Diseñada por el arquitecto Giovanni d’Dolci, es mundialmente famosa por el sitio en el cual se celebran las ceremonias oficiales y el cónclave, además de haber sido decorada por Michelangelo Buonarroti (Miguel Ángel).

Una sucesión de frescos puede apreciarse a todo lo largo de la capilla y sobre la pared del altar mayor se encuentra una de las obras más destacables: el famoso Juicio Final. Las pinturas que se encuentran en las paredes laterales son paralelas, lo que significa que cada una de ellas se relaciona con la que tiene enfrente. La bóveda exhibe la representación de nueve escenas acerca de la Creación y caída del hombre. El techo de la Capilla está dividido en varios sectores representativos de diversas escenas como el Génesis, los antepasados de Cristo, la Creación de Adán, etc.

Os habéis dado cuenta de todo lo que he aprendido en este viaje, me he convertido en un experto en piedras. Y todo gracias a la guía que me hacía “ojitos”, no miento, que hay testigos y pruebas gráficas.

RESAcon en Roma

Y aunque os parezca raro, mi espíritu aventurero me pedía más…. Tenía que visitar el Castel Sant´Angelo. Superada la “lección de los museos”, me lancé al asalto del castillo, una cerveza en buena compañía bien merecía el esfuerzo.

El Castillo de Sant’ Angelo (también conocido como el Mausoleo de Adriano) es un monumento situado en la orilla derecha del río Tíber, en frente del puente de Sant’ Angelo, a poca distancia de la Ciudad del Vaticano, con la que está conectado por un corredor fortificado, llamado Passetto, de unos 800 metros de longuitud.

El actual nombre del castillo proviene del 590, durante una gran epidemia de peste que golpeó la ciudad de Roma. El papa Gregorio I, vio al Arcángel San Miguel, sobre la cima del castillo que envainaba su espada significando el fin de la epidemia. Para conmemorar la aparición, una estatua de un ángel corona el castillo

…. ¿Sabéis que cenamos en el hotel? ¡Seguro que habéis adivinado! PASTA AL DENTE DURO.

De marcha

Después del susto, nos preparamos para una agradable velada nocturna por las calles de Roma. Lo intentamos por el barrio de San Lorenzo (zona universitaria) pero no hubo suerte, por lo que terminamos en la zona del Coliseo. Para algunos un ambiente un tanto especial, pero nos trataron correctamente, los precios asequibles, tuvimos la sala de baile para nosotros solos y nos lo pasamos bien. ¿Qué más se puede pedir?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s