Vuestra GRADUACIÓN

Graduación 2011/12

El viernes 25 de mayo, hace dos días, tuvo lugar el acto de Graduación del Bachillerato 2011/2012 de Diocesanas. Fue una jornada inolvidable especialmente por la ilusión con la que la prepararon los alumnos y los profesores. Acicalados para la ocasión (de vestido, muchas de ellas, y de traje y corbata, la mayoría de ellos), leyeron un emotivo discurso sobre su paso por el colegio y después, de escuchar a Josean, director de Diocesanas, a Pantxo y a Ana Rosa (representante de las AMPAS de Diocesanas)  recibieron con satisfacción una foto de su grupo y los diplomas de graduados en bachillerato, con los que posan en las fotos.

Graduación 2011/12Graduación

GraduaciónGraduación

¡Soy un desastre!  … ¿cómo se me ha podido olvidar?. Desde aquí quiero dar las gracias a Alain (vocal) y a David (guitarra) por amenizarnos la tarde con sus canciones. Para que me perdonen, introducimos en esta entrada del blog un vídeo de su excelente actuación..

Graduación

Pero, únicos como son ellos, no se quedaron ahí, fueron más allá, y nos invitaron a cenar y a ir de baile. Nos atrevimos a ir a cenar al Mesa, donde homenajearon con inteligencia y humor a sus profesores. A ver si me acuerdo “Resa tiene piernas de…..”, “Pantxo es un …”, …. Gracias Farolillo.

Graduación

Al baile, nos dio un poco de miedo. Pero el año que viene ya veremos….

GRACIAS, CHICAS y CHICOS, por estas imágenes y  por todo lo que significan. Y recordad que las “matemáticas” no lo son todo en esta vida (y… no me estoy riendo mientras lo escribo). Todos vuestros profesores, y en especial, Aiala y yo, os deseamos que en todos los aspectos de esta vida consigáis esa anhelada matrícula de honor.

Graduación

Anuncios

Gracias

Hoy hemos acabado el curso y han sido una verdadera sorpresa vuestros detalles.

 

En este curso hemos tenido de todo, momentos buenos, algún que otro menos bueno, alegrías y algún que otro lloro. Pero me llevo un hermoso recuerdo de cada uno de vosotros. Sea o no sea vuestro tutor el año que viene, estad seguros que no podré olvidaros.

Un abrazo a todas y todos. Y gracias por este año.

Supongo que querréis ver las fotos de este último día, si es así seguid este enlace de Picasa. ¡Cada día que pasa estais más guapas y guapos!

Disección de una gallina

Lo primero es agradecer a Marina G. por habernos traido estas dos gallinas para diseccionar. Así, con esta práctica hemos podido observar in situ todos los aparatos que hemos estudiado durante el curso.

Todos sabíamos que las gallinas no tienen dientes, ¿pero como trituran los alimentos?  Los alimentos que toman las aves por medio del pico, llegan al buche donde son almacenados, humedecidos y ablandados; de allí pasan al estómago verdadero, donde el jugo gástrico los ataca. En la molleja se trituran con la ayuda de piedrecillas, transformándose en papilla que pasa al duodeno, donde bajo la acción de la bilis y del jugo pancreático se vuelven asimilables, absorbiéndose los principios útiles al organismo y eliminándose los inútiles o no asimilables.

Otra cosa curiosa fue la cantidad de huevos que estaba desarrollando nuestra gallina. El aparato reproductor de la hembra está formado por ovario y oviducto, resultando funcionales únicamente los izquierdos.

El ovario de la gallina contiene más de 4000 óvulos microscópicos. De ellos, solo un reducido número llegará a desarrollarse y constituir una yema. La yema se desarrolla a partir de un óvulo rodeado por una membrana folicular muy vascularizada. La ovulación es el momento en el que la yema de mayor tamaño se libera del ovario, mediante la ruptura de la membrana folicular, y es depositada en el infundíbulo, primera estructura del oviducto, que tiene forma de embudo y la yema lo atraviesa en unos 15-30 minutos. Aquí se forman las dos capas más externas de la membrana vitelina, que representan 2/3 partes del total y juegan un papel muy importante en la protección de la yema, evitando la entrada de agua desde la clara. Además, el infundíbulo es el lugar donde se puede producir la posible fertilización del huevo.  El huevo permanece en el útero de 18 a 22 horas y donde se produce la formación de la cáscara.

Una vez formado el huevo se producirá la expulsión a través de la cloaca. El huevo sale con fuerza gracias a las contracciones de la musculatura lisa que rodea a la cloaca.

La práctica en sí, no fue muy desagradable, todos recordábamos el mal olor que deseprendía el conejo, cuando lo diseccionamos. Para muestra de la situación valen varias fotografías. Si queréis ver más fotos de esta práctica, podéis ir a este enlace en Picasa.

Si necesitáis más información sobre la anatomía externa e interna de la gallina, podéis utilizar este Power point: “Anatomía y fisiología de las aves” de José Manuel Bardaji del Grupo AN avícola.

Hacer yogur con una yogurtera es sencillo, pero cuajada….

Para finalizar el curso hemos realizado dos sencillas prácticas de biotecnología, hemos intentado hacer yogur y cuajada.

Hacer yogur con una yogurtera es muy sencillo. La función de la yogurtera es calentar hasta los 38ºC/43ºC y mantener el calor durante todo el proceso. Simplemente hay que echar la leche bien mezclada con yogur (1 yogur por litro de leche) en los vasitos, encender la yogurtera y dejar que se desarrolle la fermentación láctica entre 8 y 12 horas sin moverlos. En este enlace podéis encontrar más información sobre el yogur y como elaborarlo (fotos).

Además hemos podido responder experimentalmente a las siguientes preguntas: ¿Qué pasaría si por error, se mantuviera la mezcla ocho horas a 0º C? ¿Obtendríamos yogur si empleamos leche previamente esterilizada? ¿Y si se esterilizara el yogur antes de añadirlo a la leche?

¿Por qué entre 8 y 12 horas? El yogur comienza a estar cuajado a partir de la sexta hora, pero para asegurarnos de que está bien cuajado dejaremos un mínimo de 8 horas. Podemos dejarlo más horas, y hay que tener en cuenta que a más horas de fermentación mayor será el grado de acidez del yogur. Es necesario frenar el proceso de fermentación una vez los yogures han cuajado, de lo contrario es posible que nos queden demasiado ácidos. Para paralizar el proceso de fermentación, sacamos los yogures de la yogurtera, los tapamos y los metemos en el frigorífico un mínimo de 4 horas. Ahora ya están listos para consumir. Los yogures siguen cuajando hasta dos días después de introducirlos en el frigorífico y eso lo notaremos en la consistencia.

A nosotros nos han quedado un poco ácidos,  pero la verdad es que estaban buenos. Como prueba una imagen y esas caras dicen mucho y bueno. Si además de aprobar Biología, vamos a lograr un grado de cocina.

Otra cosa ha sido hacer cuajada. Como todos sabemos la cuajada es leche coagulada por la acción de la quimosina, también llamada renina, y la pepsina.  Tradicionalmente la cuajada casera vasca se elaboraba en un recipiente de madera con forma de jarra, llamado kaiku. Los pastores ordeñaban las ovejas depositando la leche en el kaiku, a continuación añadían unas piedras, o cantos rodados del río, previamente calentadas el fuego y un trozo de estómago de cordero o ternero. De esta forma la leche se cuajaba adquiriendo un sabor a quemado muy característico de la cuajada vasca.

Para hacer cuajada podemos utilizar cuajo natural o cuajo químico. Actualmente el método tradicional de cuajar la leche utilizando el trozo del estómago de un ternero o cordero, no está permitido por cuestiones de higiene y salubridad. Nosotros hemos utilizado cuajo NIEVI, y hemos seguidos sus instrucciones al pie de la letra, pero un completo fracaso.

Cuajo NIEVI

1.- Caliente la leche pasteurizada, fresca DEL DÍA, aproximadamente a unos cuarenta (40) grados centígrados. Esta temperatura es la de un biberón o la del agua de un baño caliente. No se debe calentar en exceso porque se anularía la actividad natural del fermento

2.- Antes de añadir el cuajo puede, si lo desea, añadir azúcar o edulcorante artificial o una pizca de sal. Puede añadir Sveltesse Biocalcio, especialmente indicado para dietas bajas en grasa y ricas en calcio; también puede utilizar leche de oveja descremada en polvo NIEVI para enriquece el sabor de la cuajada.

3.- También, antes de añadir el cuajo, es el momento de fortalecer la leche con cloruro cálcico alimentario (unos 100 – 200 miligramos por litro de leche) o con leche en polvo descremada (una cucharada colmada por cada cuajada), revolviendo bien. Normalmente al ama de casa le es más fácil encontrar la leche en polvo que el cloruro cálcico alimentario.

4.- Finalmente añada el cuajo: unas seis o siete gotas por cada cuajada o una cucharadita de las más pequeñas (de café) por cada litro de leche. No importa si se añade un poco más aunque se desperdiciará cuajo. Revuelva bien y distribuya la leche en varios vasos o tazas según el número de cuajadas que haya preparado. Deje reposar en lugar templado (una o dos horas). Y una vez cuajada la leche guárdela en la nevera si no la va a consumir inmediatamente.

Para más información sobre la cuajada y sus propiedades podéis leer este enlace. Al final, nos rendimos y utilizamos cuajo en polvo de ROYAL.  Eso si que fue sencillo, sólo tuvimos que seguir las instrucciones que venían en la caja.

Parece que hemos encontrado la solución a nuestro problema con la cuajada. Si se utiliza leche UHT hay que añadir el cuajo químico mientras hierve la leche. Y como a burros no nos gana nadie, mañana lo volveremos a intentar. Ya os contaremos. Y por fin logramos nuestro obetivo. He aquí nuestras aneladas cuajadas.

Rompecabezas con huesos (En construcción)

Los esqueletos no son tan distintos como podría parecer a simple vista.

La observación cuidadosa de la naturaleza ha puesto de manifiesto las similitudes entre muchos seres vivos.  Esto nos ha permitido clasificar a los seres vivos siguiendo criterios de afinidad morfológica bastante evidentes. Pero, ¿por qué las patas de los corderos, terneras y cerdos se parecen tanto? Es verdad que no tienen el mismo número de dedos, pero su distribución ósea es muy parecida.

En estas tres prácticas hemos podido realizar un estudio comparativo del esqueleto de las patas de estos tres mamíferos. Hemos podido responder a las preguntas: ¿por qué se parecen? y ¿por qué se diferencian?

Aunque pertenecen a especies tan distintas, presentan un gran parecido. Todos los vertebrados han evolucionado de un ancestro común, sin embargo, a medida que los organismos han ido evolucionando, van apareciendo las diferencias morfológicas y anatómicas características de cada especie.  La morfología de estos huesos es muy parecida ya que ocupan una posición parecida en el organismo y desempeñan una función anatómica similar. A pesar de ello, pequeñas diferencias de tamaño, forma, peos, etc. Son suficientes para identificar a un ser vivo determinado.

El número de dedos que tienen los animales vertebrados es muy variable. Aunque la pentadactilia (5 dedos) es lo más generalizado, no todos los mamíferos presentan este número de dedos.  Mientras que los cerdos (orden artiodáctilos, suborden suiformes) tienen 4 dedos en las dos patas, pero con los dos dedos centrales están mucho más desarrollados que los otros, las vacas y ovejas (orden artiodáctilos, suborden rumiantes) presentan dos dedos en cada una de sus patas.

La estructura básica de todas las patas es el quiridio, estructura  que apareció en la segunda mitad de Devónico cuando algunos peces pulmonados de aletas lobuladas (sarcopterigios) abandonaron paulatinamente la vida acuática para originar a los anfibios.  El quiridio está formado por un hueso largo cuyo extremo anterior articula con la cintura escapular o cintura pelviana, y el posterior con un juego de dos huesos en paralelo, que a su vez lo hacen con un conjunto de huesos pequeños que forman la articulación para los dedos. A lo largo de la evolución, estos tetrápodos han sufrido la modificación del quiridio y han reducido el número de dedos.

En las siguientes fotos podéis ver algunos momentos de esta apasionate reconstrucción. Además de un rato entretenido, pudimos comparar las patas de estos tres animales con nuestra mano. No son iguales, pero ¡cómo se parecen!

Observación de la mitosis en células meristemáticas de la raíz de cebolla

Hoy hemos realizado una práctica para visualizar células dividiéndose, concretamente en mitosis. Para estudiar la mitosis necesitamos un tejido que esté en continua división. Esta condición la reúnen los meristemos terminales o primarios (permiten al vegetal crecer en longitud), tales como los que se encuentran en las puntas de las raíces. Un bulbo de cebolla cuya base se mantenga en contacto con el agua durante 4 ó 5 días, nos proporciona abundante cantidad de raicillas jóvenes, muy apropiadas para la obtención de muestras destinadas a observar esta división.

 Se coloca un bulbo de cebolla en un vaso de precipitados lleno de agua, de tal manera que la parte inferior del mismo esté en contacto con el agua. Al cabo de esos tres o cuatro días se habrán formado numerosas raicillas, cuyos ápices se utilizarán en esta práctica. Conviene realizar la práctica cuando las raicillas todavía no han crecido demasiado.

 

Con   una tijera se corta el extremo de varias raicillas, procurando que su   longitud sea de unos 2 a 3 mm., ya que es en esta zona de la raíz donde se   encuentran las células en división.

Se depositan los trozos de raíz en un vidrio de reloj, en el que previamente se han vertido de 2 a 3 ml de orceína A, cuya función es la de reblandecer las membranas celulares.

Con ayuda de unas pinzas de madera se calienta el vidrio de reloj a la llama del mechero durante 8-10 minutos, teniendo gran cuidado de que no entre en ebullición (si es necesario se retirará el vidrio de reloj para que no se produzca la ebullición); el calentamiento termina cuando se observa la emisión de unos tenues vapores.

Se coge con las pinzas de punta fina uno de los extremos (ápice) de la raíz y se coloca en un portaobjetos añadiendo una gota de orceína B y se deja actuar durante unos tres minutos. La función de la orceína B es la de completar el proceso de teñido de los cromosomas.

Sobre el cubreobjetos se colocan unas tiras de papel de filtro y luego se presiona suavemente con la yema del dedo pulgar haciendo un giro de más o menos 60º, para así conseguir que las células queden en un solo plano (squash) y se elimine el exceso de colorante.

Sin necesidad de retirar el papel de filtro se golpea, también suavemente, con el extremo romo de una aguja enmangada o bien con el extremo plano de un lápiz para completar la disgregación de las células meristemáticas.

Se observa la preparación con el microscopio empezando con el objetivo de menor aumento para luego utilizar los de mayor aumento. Si necesitáis más información sobre la práctica, podéis ver el guión en el siguiente enlace (castellano y euskara).

La preparación presenta el aspecto de una dispersión de células por todo el campo que abarca el microscopio.

Se observan células en diversas fases o estados de división celular. Se ven los cromosomas teñidos de morado por la orceína. El aspecto reticulado así como el mayor tamaño de algunos núcleos corresponde a las células que se encontraban en los procesos iniciales de la división mitótica.

Si se me olvida, no me hablan. Aquí están las fotos de este día en el laboratorio. Así podréis subirlas al Tuenti.