¿Conoces tu grupo sanguíneo?

Conocer nuestro grupo sanguíneo es fundamental en situaciones de urgencia en las que sea necesario que dones sangre o precises de una transfusión y no se cuente con tiempo suficiente para tipificarla. Y es que no todas las personas tienen el mismo tipo de sangre, y no todos los tipos son compatibles con los demás.

Existen cuatro grupos sanguíneos: A, B, AB y O (cero). La diferencia entre ellos es la presencia o ausencia de antígenos en cada uno de los glóbulos rojos. Estos antígenos son proteínas de las células que provocan una respuesta inmune cuando detectan la presencia de otros antígenos que no tienen estos glóbulos rojos. Por esta razón, cuando se hace una transfusión es preciso que sea con aquel tipo de sangre que tenga sus mismos antígenos. De lo contrario, se podría producir una reacción de sensibilización al sistema inmune.

Grupo sanguíneo

Los grupos más importantes o representativos por orden son: el A (45%), el 0 (43%), el B (9%) y AB (3%).

Y, ¿Cómo podemos conocer el nuestro? De eso va la práctica de hoy. Ánimo que no duele.

La verdad es un procedimiento muy sencillo en el que se emplean tres gotas de sangre sobre un portaobjetos a las que se les añade sueros que reaccionan con los grupos específicos para ver si reaccionan con los antígenos de la sangre

– A una gota de sangre se le agrega una gota “anti A” 
– A la segunda gota de sangre se le agrega una gota “anti B” 
– A la tercera gota de sangre se le agrega una gota “anti D” (“anti Rh”) 

Se mezclan las gotitas de sangre con las de la sustancia agregada usando la esquina de otro portaobjetos o con un palillo de dientes  y se observa si se aglutinan los glóbulos rojos (hablando en plata a ver si se hacen grumos). 

¿Cómo se interpretan los resultados? 

– Si solamente la primera gota hace grumos significa que el grupo es “A” 
– Si solamente la segunda gota hace grumos significa que el grupo es “B” 
– Si las dos primeras gotas hacen grumo, entonces el tipo de sangre es “AB” 
– Y si ninguna de las dos primeras gotas hace grumo entonces pertenece al grupo “O” 
– Si la tercer gota hace grumos, es “Rh positivo”, sino, pues es “Rh negativo” 

¿Fácil verdad? 

Una imagen vale mas que mil palabras. Asi que mirad…..

portaobjetos

¿Y qué hacemos con las lancetas?

Hay que eliminarlas correctamente, para ello las depositaremos en un contenredor de residuos bio-sanitarios y después un gestor autorizado los gestionará. 

Si queréis descargar el guión de la práctica podéis utilizar este enlace.

Anuncios

Mi grupo sanguíneo

Los objetivos de esta práctica son:

  • Comprender el concepto de grupo sanguíneo y conocer los tipos sanguíneos más importantes.
  • Conocer la importancia de conocer el grupo sanguíneo.

  • Determinar el grupo sanguíneo ABO y Rh del alumnado.

 

El método utilizado es la prueba en porta. Para ello, siguiendo las instrucciones del guión de la práctica, tomamos un porta limpio y desengrasado y lo dividimos en tres partes, marcadas con las letras A, B y D para diferenciar los sueros anti-A, anti-B y anti D. Colocaremos una gota de estos reactivos en cada parte. Extraemos una muestra de sangre venosa del dedo y se deposita una gota de sangre sobre cada reactivo y mezclamos con un palillo el suero y la sangre. Al cabo de un par de minutos observamos los resultados.

130215_Odol_taldeak03130215_Odol_taldeak02

Interpretación de los resultados:

  •  
  • La sangre problema es del grupo A si aglutina a los 3 minutos con el suero anti-A y no aglutina con el suero anti-B.

  • La sangre problema es del grupo B si aglutina a los 3 minutos con el suero anti-B y no aglutina con el suero anti-A.

  • La sangre problema es del grupo AB si aglutina con el suero anti-A y con el suero anti-B.

  • La sangre problema es del grupo 0 si no aglutina ni con el suero anti-A ni con el suero anti-B.

  • La sangre problema es del grupo Rh+ si aglutina a los 3 minutos con el suero anti-D y es del grupo Rh- si no aglutina a los 3 minutos con el suero anti-D.

 

130215_Odol_taldeak06

Lo más difícil de la práctica fue pincharse. Una vez obtenidas las “gotitas” de sangre la práctica la realizamos sin mayores problemas, como podéis observar en las fotografías.

PRECAUCIÓN:

Cada alumna y alumno debe utilizar una aguja diferente durante la extracción de sangre y el material utilizado debe ser eliminado, cumpliendo las normas de seguridad del laboratorio.

Determinación de los grupos sanguíneos

En la práctica de hoy, determinación de los grupos sanguíneos, pretendíamos tres objetivos:

1. Que cada alumno/a del grupo conozca su grupo sanguíneo y su factor Rh.

2. Conocer la técnica que se utiliza para determinar el grupo sanguíneo.

3. Interpretar dicha técnica.

Aunque el material, los reactivos necesarios y el procedimiento seguido los podéis encontrar en el guión de la practica: Determinacion del grupo sanguineo y sistema Rh, vamos a resumir los aspectos más importantes de la misma.

1.  Coger un portaobjetos y dividirlo en 3 partes cada uno con ayuda de un rotulador permanente. En la parte superior ponemos Anti-A, Anti-B  y Anti-D.

2.  Desinfectarse la yema del dedo con agua oxigenada o alcohol y depositar una gotita de sangre, provocada por la incisión de una lanceta estéril, en cada recuadro.

3.  Mezclar la gotita de sangre con el suero en cada casilla con palillos mezcladores, utilizando siempre un palillo mezclador nuevo para que los sueros no se mezclen y den confusiones.

4.  Esperar unos minutos y observar.

5.  El grupo sanguíneo del individuo corresponderá a la casilla en la que la sangre se ha coagulado; es decir:

–         Si se observan coágulos en el recuadro de Anti-A, el in dividuo será del grupo A.

–          Si se observan coágulos en el recuadro de Anti-B, el individuo será del grupo B.

–          Si se observan coágulos en los dos recuadros, Anti-A y Anti-B, el individuo será del grupo AB.

–          Si no se observan coágulos en ninguno de los recuadros, Anti-A, Anti-B, el individuo será del grupo 0.

6.  También se observa el portaobjetos que posee el suero Anti-D. Si aparecen coágulos significa que el individuo es Rh +.

grupos sanguineos

¿Qué ha sido lo más difícil de la práctica? ¡¡ El pinchacito !!


Las caras lo dicen todo.

Reflejan un temor intenso y persistente, que es excesivo e irracional, desencadenado por el hecho de recibir un pinchazo para extraer una muestra de sangre o por la visión de sangre o heridas. Este tipo de fobias, hemofobia, suele caracterizarse, además de por las caras de pánico, por un aumento del ritmo cardíaco y de la presión arterial. Esta reacción cesa de golpe para dar lugar a un descenso de la presión arterial, lo que produce mareos y, en ocasiones, incluso desvanecimiento.


Para superar esta fobia, algunos expertos aconsejan seguir una terapia de exposición, en la cual los pacientes se exponen gradualmente a lo que les asusta hasta que el miedo comienza a desaparecer. Por lo tanto, y siguiendo el consejo de los expertos, los que no habéis sido capaces de sacaros unas gotitas de sangre, lo tendréis que intentar mañana…..


Como siempre, si queréis ver más fotos, podéis descargarlas de Picasa.