DISECCIÓN DE UN CONEJO

      En la práctica de esta semana hemos pasado de los huevos al conejo.

      Gracias a Laura V y a su padre, -que lo han matado y despellejado-, hemos podido realizar la disección de un conejo.

      A pesar de los reparos iniciales, porque el olor era insoportable, al final, una vez saturado el olfato, todos pudimos participar en la disección del conejo, observar e identificar sus diferentes órganos internos. El guión de la práctica os lo podéis descargar desde este enlace o desde Moddle.

      Superado el primer susto  hicimos algunas/bastantes risas. E incluso, se desataron las tendencias  “sádicas”  que algunos de nosotros llevábamos dentro. Como podréis ver en las fotografías.

       En el  siguiente vídeo podéis ver el inicio de la disección y en el álbum de Picasa fotografías de los distintos órganos (estómago, hígado, corazón, riñones, ojos, intestinos grueso y delgado,…).

      Algunos datos a destacar en esta disección:

  • La cavidad torácica en el conejo ocupa un volumen muy inferior al de los órganos digestivos. El tórax aloja los pulmones (fragmentados en varios lóbulos) y el corazón.
  • En la cavidad abdominal llaman poderosamente la atención el hígado –formado por cuatro lóbulos-, el estómago –blanquecino- y el ciego y el colon –replegados sobre si mismos –de color verdoso.
  • En el recto se encuentran las deyecciones duras de los cecotrofos, presentando un aspecto arrosariado. Termina en el ano.
  • Debajo de las vísceras digestivas se hallan los riñones recubiertos por grasa perirrenal. El derecho está más adelantado que el izquierdo.
  • El conejo tiene 5 dedos en las manos y 4 en los pies, con uñas cortas, en la planta y palma no tiene almohadillas, en su lugar tiene pelos duros.
  • 

¿Quién ha dicho que a los adolescentes de hoy no les gustan las ciencias?  ¡Mirad las caras!